El sobreanálisis de una comedia y su impacto sobre la cultura occidental (or lack thereof)

Este post empezó como un comentario. Después se me hizo demasiado largo, así que decidí convertirlo en un post. Me encontré con este post de Fernando Alberto Álvarez, quien comparte una traducción del post in inglish de David Hopkins, sobre cómo la comedia Friends “desencadenó el hundimiento de la civilización occidental”. Dramático. Una de esas notas que empiezo a leer medio interesada (culpar del hundimiento de la civilización occidental a una comedia? Tengo que leer eso!), y lo fue tanto, que me dieron ganas de responder con otro sobreanálisis, desde mi propio punto de vista, como Hopkins hizo el suyo.

Por dónde empezar? Puedo aclarar (aunque no importa realmente) que, como Ross, mi carrera es académica. Cuando el show estaba “en el aire”, yo era estudiante. Como Ross, mi pareja era alguien totalmente ajeno a mi carrera, sin estudios universitarios y un horizonte incierto, profesionalmente hablando. Muchos de mis amigos también lo eran. Otros eran universitarios como yo. Desde “el vamos” puedo asegurar que es absolutamente incorrecto pensar que los académicos podríamos “hacerlo mejor”, conseguir amigos y pareja solamente de altos niveles académicos, porque todos los demás son idiotas. CRASO ERROR, especialmente en un país como los Estados Unidos, donde hay que tener plata para llegar a esa situación.

Podría aquí mencionar los muchos defectos del show, los mensajes deletéreos, las ideologías desagradables, o lo poco realista que era en asuntos de dinero y otros detalles, pero este análisis es Ross-céntrico, así que quiero ir directamente a la lectura de los personajes que hace Hopkins. Particularmente a tachar a todos los que no son intelectuales de idiotas. Esa es la mentalidad que da a los académicos la fama de insoportables pomposos, esa actitud de superioridad que Ross no tenía tan frecuentemente, aunque nos la mostraban más acentuada en algunos de sus colegas. Pero vamos uno a uno, vale?

Hopkins dice: “Joey es el bobo. Chandler es el sarcástico. Mónica es obsesivo-compulsiva. Phoebe es la hippy. Rachel, demonios, no sé, a Rachel le gusta ir de compras y la moda. Entonces estaba Ross. Ross fue el intelectual y el romántico.”

Joey es el bobo (goofball), indudablemente. También es divertido (desde el punto de vista Watsoniano, no Doylista), generoso con sus amigos, y desinteresado. Interesante el “nit-picking” del episodio piloto, pero si Joey es el bobo, por qué íbamos a tomarnos en serio que Ross lo aburriera hasta el suicidio figurativo?

Mónica es obsesivo-compulsiva… es eso algo malo? Mónica es la nena de padres dominantes con plata (quienes la critican constantemente por todo), pugnando por abrirse su propio camino en una carrera de su elección, contra los deseos y opiniones derogativas de su familia. Empieza de abajo y trabaja muy duro para ir ascendiendo y convertirse en chef de un buen restaurant, lo que le toma varias temporadas. Ella adora a su hermano Ross y está orgullosa de él, incluso si eso no quiere decir que está dispuesta a escucharlo disertar sobre arqueología.

Phoebe… el personaje menos realista de la serie, por motivos que no importan para el presente análisis, más centrado en Ross.

Rachel, ay caramba… Otra niña rica que huye (literalmente, en medio de su boda de clase alta) de esa vida superficial. De “socialite” a camarera para sobrevivir, y también trabaja duro y se abre su propio camino. En moda, si, pero como carrera. Y ella es quien se enamora del intelectual Ross. Qué quiere decir “podría hacerlo mejor”? Vale más como persona y como pareja alguien que ha ido a la universidad?

Y entonces estaba Ross. En términos de “autoidentificación”, Ross era “mi” personaje. Nerd desde antes de entrar al Kinder, conozco esto de sentirse un poco “sapo de otro pozo” en ciertos grupos. Pero la verdadera inteligencia de Ross radica en adaptarse a todo tipo de personas, en lugar de permanecer en el elitismo intelectualoide. También estoy en academia, también tengo publicaciones, y he dado clases, como cualquier otro académico de los cientos que habemos. Eso no hace de cada académico un genio. Ross no era un genio. Sí, era muy bueno en su área, como cualquiera tiene que serlo, pero no mejor ni peor que Mónica como chef, o Rachel como ejecutiva de Ralph Lauren.

Más allá de que no comparto la idea de Hopkins de que todos los demás son idiotas, no veo de dónde se puede concluir que Ross es “un héroe trágico” que es “perseguido” por ellos. Perseguido? No estamos siendo un poco dramáticos? Porque Ross les aburre cuando empieza a hablar en scientific jargon? A cualquiera le aburriría, y de onda que sonaba pedante. Por qué Ross nunca intentó hablar de sus cosas en un lenguaje más accesible para sus amigos, sabiendo que ellos no tuvieron la misma educación académica? Por qué nunca intentó pintarlo interesante? Son cosas que los académicos tenemos que aprender. En lugar de quejarnos de que nuestra vida social apesta, es de nuestra parte la responsabilidad de intentar adaptarnos. En lugar de criticar con aires de superioridad a una sociedad que abraza la imbecilidad y se entretiene con el culo de la Kardashian, por qué no hacemos esfuerzos directos para unificar?

Ross ya tenía amigos que lo querían mucho, a pesar de sus diferencias. El cariño constante de sus amigos no valía nada acaso, sólo porque a veces se aburrían de oírlo hablar? Ayudarlo a conseguir un departamento, e incluso acompañarlo a una conferencia que para ellos era aburridísima, sólo para apoyarlo porque él era expositor, acaso no vale como amistad?

Las risas grabadas del show se mofan de la “geekiness” de Ross… pero también se burlan del mal dirigido sentido del humor de Chandler, de la monótona carrera en la que está estancado durante las primeras temporadas (de la cual tampoco nadie quiere oírlo hablar), y te recuerdo que la vida amorosa de Chandler incluso fue peor que la de Ross, hasta que pasó lo de Mónica. Las risas también se burlan de las obsesiones de Mónica y de sus fracasos amorosos. Se ríen de Rachel y sus aspiraciones. Se burlan de las canciones de Phoebe. Sobre todo, se burlan de lo bobo que es Joey, incluso cuando se supone que anda de galán conquistador, es objeto de burla.

Porque… es una comedia! Por supuesto que todos los personajes son de fácil digestión, y por supuesto que no iban a meterse a discutir política en una comedia ligera. Y sobre todo… de dónde sale esto de que Ross “desciende hacia la locura y la desesperación” o “se vuelve un monstruo”? Qué serie estás viendo?

Vamos a terminar con un poco de música.
Hopkins dice: “El tema musical de la serie en sí está lleno de presagios, diciéndonos que la vida es inherentemente engañosa, que perseguir una carrera es irrisorio, que la pobreza está a la vuelta de la esquina, y oh sí, tu vida amorosa está por expirar. Pero siempre tendrás la compañía de los idiotas. Ellos estarán allí para ti.”

Caramba, cuánto melodrama. La vida es, indeed, inherentemente engañosa, y la pobreza está, indeed, a la vuelta de la esquina, seas ejecutivo de cuenta, académico, chef, o lo que sea. Pero la canción nunca dice que perseguir una carrera es irrisorio. Dice que cuando estás en lo peor de tus dificultades, tus amigos de verdad estarán ahí para ti. Claro que si tú los consideras unos idiotas, obviamente no te sentirás mejor… pero afortunadamente Ross no los consideraba idiotas. Eran sus amigos, y lo apoyaban cuando las cosas le iban mal, y compartían su día a día entre ellos, con sus dificultades, como todos.

Creo que no has entendido American Idiot… el sarcasmo se nos escapa.

Friends es una serie medio boba, llena de defectos y tonterías, que se volvió cada vez menos chistosa con el tiempo. Podría criticar Friends por horas, pero desencadenante del hundimiento de la civilización occidental? Tragedia griega? Come on…

 

Anuncios
El sobreanálisis de una comedia y su impacto sobre la cultura occidental (or lack thereof)

Nunca

Las letras bailan frente a mis ojos
se cansan de esperar y se deshilachan

La noche me burla desde la ventana
me llama con insistencia desconsolada

Me refugio en mis mundos de juguete
en el silencio del momento inerte

En el ojo quieto de los recuerdos
veo las promesas que se derritieron

Me cantan las glorias de mis ayeres
tan ajenas, tan lejanas, tan hirientes

Demasiado vieja para seguir este sendero
demasiado joven para conciliar el sueño
 

Nunca